951 539 861 - 646 861 368 [email protected]

El reto más difícil

Historias del COVID – Ciclo Salvemos la Hostelería

 

Escrito por Javier Frutos, Presidente de MAHOS (Asociación de Hosteleros de Málaga)

 

No es algo infrecuente que la hostelería, como sector motor económico, como seña de identidad cultural y como oferta básica complementaria del turismo, afronte periodos difíciles. Las exigencias han sido históricamente –y son– muchas: la calidad del producto y del servicio, la imprescindible formación, la obligada innovación, la irrenunciable transformación digital… A menudo podemos celebrar éxitos, entre los que destacan la consagración de la gastronomía como reclamo turístico por sí mismo; o la excelencia de determinados profesionales que han conseguido dar a esta actividad una relevancia mediática muy destacada gracias a premios internacionales, rankings de restaurantes o negocios montados por y para los gourmets más exigentes. Pero no nos engañemos: la normalidad de la hostelería es otra. A nadie escapa que es un trabajo muy sacrificado, que te exige estar al cien por cien en numerosos aspectos del negocio para ser competitivo y rentable. Y lo más importante: todo ese esfuerzo necesita del cliente para tener razón de ser.

En esta época incierta que atravesamos, en la que una pandemia ha vuelto del revés la vida normal en el planeta entero, la hostelería afronta un proceso de reconversión que amenaza sus más sólidos pilares. Parecería ciencia ficción si nos lo hubieran dicho hace un año, pero este virus nos ataca donde más nos duele: nos quita, o nos recorta, la clientela. De repente, como un tsunami que arrasa una costa en la que unos minutos antes todo era diversión en la playa, la hostelería ha sufrido un terremoto que ha laminado la parte indiscutible de la ecuación: el consumidor. Porque un bar, un restaurante, un pub o una discoteca pueden funcionar con más o menos mobiliario, más o menos personal, más o menos tamaño o profundidad de carta, es decir, que se puede modular la oferta y alcanzar la rentabilidad por diferentes vías; pero no puede funcionar ni mantenerse sin clientes. Y es la situación que afrontamos en la actualidad. Obviamente no hablamos de su desaparición, pero en la provincia de Málaga, y según las zonas, nos encontramos con descensos de hasta el 75% en las ventas de numerosos establecimientos que asisten, atónitos, a un fenómeno que parece salido de una novela distópica: la gente no se puede tocar, no puede estar en la calle sin mascarilla, ha de guardar distancia física, debe desinfectarse a menudo, puede contagiarse de un virus que flota en el aire y sufre psicológicamente con las medidas que los gobiernos e instancias sanitarias aplican para tratar de minimizar el impacto de este virus terrible. 

«Parecería ciencia ficción si nos lo hubieran dicho hace un año, pero este virus nos ataca donde más nos duele: nos quita, o nos recorta, la clientela».

El reto más difícil: Lugares seguros y controlados

Con este esbozo de la situación, la hostelería afronta, sin lugar a la más mínima duda, su reto más difícil. Porque la solución no existe aún –son medidas paliativas las que podemos aplicar como sociedad–, y porque en nuestra provincia, que con mucho trabajo histórico ha logrado ser un referente turístico líder internacional, la oferta está dimensionada para unas cifras de clientes –tanto locales como foráneos– que el virus ha convertido, de la noche a la mañana, en una utopía a corto plazo. Y esperamos que sea sólo a corto plazo. Así pues, el daño que ha sufrido nuestro sector es imposible de cuantificar. Apenas se puede intuir su gravedad, y las perspectivas no son precisamente halagüeñas. A corto plazo, mientras que no exista tratamiento, vacuna o inmunidad contra el virus, las previsiones van en la línea actual: problemas muy graves de viabilidad de muchos negocios y pérdidas de empleo. Pero defendemos, porque así lo creemos, que los establecimientos de hostelería, con sus medidas y restricciones impuestas, son lugares muy seguros y muy controlados; de hecho, mucho más que las reuniones familiares o las fiestas secretas y clandestinas que todos sabemos que se están celebrando por el cierre obligado a las 01.00 horas de los establecimientos. A medio plazo dependerá de la evolución de la pandemia; si hay remedio pronto, la afectación será menor; y crecerá si tardamos más en tener cura, tratamiento eficaz o inmunidad de grupo.

 

«Pero defendemos, porque así lo creemos, que los establecimientos de hostelería, con sus medidas y restricciones impuestas, son lugares muy seguros y muy controlados».

El reto más difícil: Ahora necesitamos ayuda

Pero que nadie dude que la hostelería está deseando trabajar con normalidad y desarrollar su actividad para beneficiar a la economía del conjunto de la provincia de Málaga. Nosotros no somos un sector acostumbrado a pedir ayudas ni subvenciones, sino todo lo contrario, a aportar riqueza y empleo. Y ahí están los datos históricos para demostrarlo: mantenemos alrededor de 100.000 puestos de trabajo directos en temporada alta, con una incidencia en el PIB del 7% que se duplica si añadimos la cadena de valor del sector turístico y que se multiplica hasta más de la mitad de la riqueza total de Andalucía si sumamos las industrias auxiliares. No cabe duda de nuestra absoluta importancia. Y no debe caber tampoco en las reuniones del Consejo de Ministros, ni del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, ni en los plenos de la Diputación de Málaga o los 103 ayuntamientos que hay en la provincia, empezando por el de la capital. Ahora necesitamos ayuda, y no nos duelen prendas pedirlas. Ya lo hemos hecho con una gran manifestación en Madrid y otra más reciente en Málaga que ejemplificó nuestra seriedad como sector. Necesitamos un rescate total mientras haya limitaciones a nuestra actividad y mientras no se restaure la confianza del consumidor. Tenemos que seguir vivos porque cuando la economía se recupere –y todos deseamos que sea pronto–, volveremos a tirar del carro otra vez.

El reto más difícil: Tres frentes abiertos

Mientras tanto, estamos luchando por la hostelería en varios frentes. En primer lugar en nuestros negocios, en una lucha complicada para mantenerlos abiertos, rentables y con todo el empleo. También en las instituciones, con Mahos como patronal, con continuas negociaciones y contactos para obtener las mejores condiciones posibles en las ayudas y regulaciones. Y en tercer lugar en la calle, en la sociedad, donde a veces echamos en falta un enfoque mediático diferente al del señalamiento de la hostelería, aun con la evidencia de que no es la responsable de los contagios. Seguiremos trabajando, peleando y luchando hasta ganar, porque nuestro triunfo será el de la salud, la economía y la recuperación de la normalidad.

Manifestación de la hostelería en Madrid (EFE)

«Seguiremos trabajando, peleando y luchando hasta ganar, porque nuestro triunfo será el de la salud, la economía y la recuperación de la normalidad».

Nos despedimos por hoy con este nuevo artículo: «El reto más difícil», escrito por Javier Frutos, presidente de MAHOS. Ha sido un placer disfrutar de tu visión de la situación desde el punto de vista de un empresario hostelero. Contáis con todo nuestro apoyo, todos somos parte del engranaje y cuando una parte se para, el mecanismo deja de funcionar. Ciclo sobre la Hostelería en  Historias del COVID.

Volveremos el próximo Lunes 19 de Octubre con un nuevo artículo sobre tecnología en la Hostelería, escrito por un empresario con una larga trayectoria en el sector que nos contará soluciones que están aplicando.

¡No os lo perdáis! Desde Kapikúa os deseamos feliz semana.

Déjanos un comentario, Síguenos y Comparte entre tus contactos si te ha gustado El reto más difícil de Historias del COVID

1881 Kapikúa Agencia de Marketing & Comunicación con EXTRAtegias increíbles en Málaga.

Vuelve a leer algunos de nuestros últimos artículos:

Cómo mi pueblo ninguno Kapikúa&Go

¡Cómo mi pueblo ninguno! Kapikúa&Go Cuando descubrimos algo único y desconocido llega la primera sorpresa; imagina algo tan singular que puede generar puestos de trabajo y al menos en parte evitar la despoblación de un territorio concreto; incluso algo que conoces...

¿Por qué debería tener una ficha de Google My Business?

  ¿Por qué debería tener una ficha de Google My Business? Esta semana, siguiendo con nuestro ciclo el reto de la hostelería, os queremos hablar un poco más en profundidad de una herramienta gratuita como es Google My Business. Una herramienta válida para todo tipo de...

El Kuestionario de Kapikúa Empresas de Lo Güeno

"El Kuestionario de Kapikúa Empresas" de Lo Güeno ... es un punto de encuentro donde reunirnos para hablar con amigos, colaboradores, clientes o todo aquél interesado en el marketing, la comunicación, el desarrollo del talento y el mundo de la empresa desde un enfoque...

Diseño Web♥ ImasdMarketing

LinkedInWhatsAppFacebookTwitterEmailShare